en Terapias

Como cada verano las chanclas se apoderan de los pies hasta que el frío, o un dolor, no las destrona. Pero, ¿estamos ante un calzado seguro con el que se pueda andar muchas horas tal y como hacemos?

A lo largo del invierno, pasamos muchas horas sentados con la musculatura sin trabajar. De repente, cuando llega el verano nos calzamos las chanclas y empezamos a caminar, a dar largos paseos, a andar en bicicleta, a nadar… y despertamos sin avisar esos músculos hibernados que pasan factura con pinchazos que, en un principio, remiten por si solos al darle descanso, pero que, si no le hacemos caso y seguimos con nuestra rutina, se sobrecargan y empiezan los problemas.

A veces, nos duele después de un rato caminando y el dolor no cede, se queda. Nos impide andar, provocando un dolor agudo, muy molesto y doloroso, en la parte central de la tibia. En otros casos, el hecho de calzarse, a primera hora de la mañana, ya es un calvario.

chanclas1

El uso diario de las chancas crea una tensión extra en el arrastre del pie que, al tener que sostener entre los dedos (primero y segundo) un esfuerzo prolongado en el dorso del pie se transmite a lo largo del músculo tibial, hace se vaya tensando a lo largo del día hasta que se inflama. Esta inflamación puede llegar a una periostitis tibial.dorsiflexion

 

El Tibial Anterior es el músculo que interviene en este proceso. Está situado en la parte inferior de la rodilla, parte de la cara anterior de la pierna, nace a dos tercios de la cara lateral o externa de la tibia y termina en el hueso cuneiforme mediano y llega al metatarso del pie.

 

El Tibial anterior es el responsable de estabilizar el tobillo, en particular cuando el pie hace contacto con el suelo durante la fase de contacto al caminar y luego, levantando el pie del suelo, cuando la pierna se alza al caminar, evita arrastrar la punta del pie. Aquí es donde se produce mayor esfuerzo sobre el tibial anterior a la hora de usar las chanclas dado que, al impulsar el dedo gordo del pie hacia arriba, lo pone en tensión y requiere un mayor esfuerzo de los tendones de los músculos flexores profundos (de delante a atrás: tibial posterior, flexor largo común de los dedos y flexor largo del primer dedo).

soleo-aquiles

El ligamento anular interno del tarso, que es el retinaculo de los músculos flexores del pie, junto con el tibial anterior forman parte indiscutible de la puesta en marcha del pie al andar. Y no nos podemos olvidar, de la parte posterior de la pierna, donde están el músculo gemelo interno y externo, junto con el sóleo y el tendón de Aquiles. Todos ellos muy solicitados en la marcha, por supuesto hay muchos más, pero en esta ocasión quiero centrarme, en estos y en especial en el Tibial, que tantas molestias dá en verano.

 

 

Para superarlas, os propongo combinar un tratamiento Bowtech en mi consulta con unos sencillos ejercicios.

Por el lado de la técnica Bowen, realizamos un trabajo con un protocolo o procedimiento de rodilla, para continuar con un procedimiento sobre los gemelos, tendón de Aquiles… Trabajo y procedimiento de tobillo, sobre el maleolo externo e interno, y sobre el ligamento anular. Trabajo y procedimiento de pie, sobre los flexores del pie, y trabajo sobre el arco interno y externo del pie y procedimiento y trabajo sobre el propio Tibial anterior, a lo largo de la tibia. Esto ayuda a una liberación inmediata de los tendones y sobre la tibia libera la tensión, produciendo un alivio inmediato. Conseguimos una mayor elasticidad en los músculos flexores del pie, lo que hace que el pie tenga mayor contacto con el suelo y más base de apoyo a la hora de poner el pie en el suelo. Mayor confort.

Por el lado de los ejercicios, os recomiendo un par de sencillos pasos para evitar la sobrecarga de la zona este verano:

  1. Caminar sobre los talones con lasrodillas extendidas sobre el borde externo de los pies.
  2. Caminar haciendo marcha con el movimiento de talón-punta de forma marcada y las rodillas extendidas.

Estos ejercicios, además de favorecer la descarga, contribuyen al fortalecimiento del músculo Tibial Anterior.

Por supuesto, insisto en que no vivais el verano en chanclas y que opteis por modelos que sujeten el tobillo, tipo sandalia.

Esperando que este pequeño articulo os ayude a pasar un mejor verano. Un saludo para todos.

 

Artículos recientes

Escribe tu comentario

0