en Terapias

La fascia es la encargada del sistema postural y del sostén del cuerpo.

Cualquier alteración o acortamiento sobre ella puede crear retracciones musculares, afectando así a la postura y a los movimientos en el cuerpo, creando contracturas, dolores y con los años afectando al sistema esquelético como puede ser la aparición de cifosis, escoliosis..etc.

La fascia es la encargada de guardar todos los traumatismos, físicos o emocionales que sufrimos en nuestra vida, y los guarda en el cuerpo creando tensiones que no se van ni con ayuda de fármacos.

La fascia tiene una capacidad elástica por lo cual se puede acortar, se puede comprimir ante una operación quirúrgica se ve sometida a cortes y uniones que provocan adherencias. Debido a esto se crean los acortamientos musculares que crean dolores persistentes.

En la fascia se encuentran los propioceptores nerviosos que son los encargados de controlar y regular los órganos internos como el corazón, el estómago, los intestinos por poner ejemplos, sin un esfuerzo consciente por parte del organismo.

Uno de los beneficios de la técnica Bowen es que trabaja directamente sobre la fascia.

Para ellos el abordaje sobre el cuerpo es suave, preciso y cuidando los tiempos de espera entre un movimiento y otro. Tiempo que es necesario para que el cuerpo pueda restablecer la elasticidad y devolver la función a los órganos internos. Así como devolver la tonicidad a los músculos que son los encargados de los movimientos corporales principalmente.

Un pequeño recordatorio:

Recordar que los órganos internos están formados por la musculatura lisa.

Un ejemplo de la función de esta musculatura es impulsar la comida para el sistema digestivo.

Otro ejemplo, en el sistema ocular ayuda a dilatar, aumentar o disminuir la pupila cuando llega la luz. En este caso la musculatura lisa ayuda a los vasos sanguíneos a llevar más flujo sanguíneo para que la pupila pueda realizar esta función de adaptarse a la luz.

En la Técnica Bowen existen diferentes protocolos a la hora de trabajar para poder abordar cualquier tipo de patología, dolor, lo que la hace ser una técnica efectiva y con resultados a corto plazo. También duraderos porque trabaja para restablecer el propio equilibrio interno del cuerpo.

Es una técnica no invasiva ya que el trabajo se realiza mayormente sobre la fascia, lo que requiere por parte del profesional un toque preciso, medido y pausado. Esto va a causar una relajación y un descanso en la persona que reciba la técnica de tal forma que mientras su cuerpo trabaja la persona descansa.

El cuerpo sólo repara en el descanso.

Espero que este breve artículo despierte vuestra curiosidad y os animéis a probar la Técnica Bowen en mi consulta dónde estaré con ilusión de atenderos.

Artículos recientes

Escribe tu comentario

0