“Son muchos los cambios que trae consigo la maternidad. El bebé necesita adaptarse a su nueva vida “al otro lado de la piel”
(tomando prestado el título de la preciosa canción de Tanit Navarro).

 

Por eso en muchas ocasiones, cuando esos cambios nos confunden y no sabemos cómo abordarlos (llantos continuos, intranquilidad, cólicos, etc) es necesario y sumamente bueno acudir a que un profesional valore a nuestro pequeño. Pero no sólo a él si no también a nosotras, las mamás (y papás), porque ya se sabe que nuestros estados de ánimo son percibidos y transmitimos a nuestros hijos. Así que un tratamiento holístico que trate a ambos será el punto perfecto para gozar de una maternidad plena y en equilibrio.

¿Y qué mejor manera si se hace a través del juego y en un ambiente agradable y acogedor?

Tratar al bebé permitirá:

  • Reducir el tiempo de recuperación como consecuencia de una enfermedad, operación o herida.
  • Aliviar dolores musculo-esqueléticos.
  • Mejorar problemas corrientes del sistema digestivo, como lo son la diarrea o el estreñimiento; y del sistema respiratorio, como rinitis alérgica, asma…
  • Ayudar a que no mojen su cama por la noche (enuresis).

Escríbreme un mensaje, solicita una sesión

0