El creador. Tom Bowen

Thomas Ambrose Bowen nace el 18 de abril de 1916 en Brunswick (Estado de Victoria. Australia) a donde sus progenitores, William y Norah Bowen, emigran, a principios del siglo, desde la británica Wolverhampton. Es el tercer hijo de una familia de clase trabajadora con dos hermanas mayores, Norah y Beatrice y una pequeña, Agnes.

A los 15 años, Tom deja los estudios para trabajar de carpintero con su padre y, a principios de la Segunda Guerra Mundial, se casa con Jessie McLean en el Ejército de Salvación, Ringwood el 12 de septiembre 1941 y se instalan con los padres de Tom, que se habían trasladado a Geelong . Tom y Jessie tienen tres hijos, Pam, Barry y Heather.

El grave asma que padece su mujer Jessie, con continuos ingresos hospitalarios, obliga a Tom a aguzar el ingenio para ayudarla a superar sus congestiones y ahogamientos. Con algún medicamento y un cambio de dieta, Jessie mejora considerablemente. Después, tras años de experimentación, ya no toma medicación y solo con el método y la dieta de Tom desenvuelve su vida de manera natural sin más ingresos hospitalarios.

Durante la década de 1950, Tom empieza a aprender el oficio de ‘compoñedor’ al lado de un hombre llamado Ernie Saunders, considerado en los 40-50 una leyenda como manipulador físico pero pronto supera los conocimentos de su mentor. Ahí siembra el germen de la Técnica Bowen. A finales de 1950, trabaja en la fábrica de cemento de Geelong y  se dedica a ayudar a sus compañeros con problemas de espalda y otras dolencias mientras desenvuelve y perfecciona su técnica.

Tom BowenSu fama crece y crece de boca en boca, ya que no había ningún tipo de publicidad, y la gente hace largas colas a las puertas de su consulta. En esta etapa de su carrera, Tom podría haber ganado ingentes cantidades de dinero pero su prioridad es echar una mano a la humanidad. Aliviar el sufrimiento de la gente supone su mayor recompensa y continua siendo su causa durante toda su vida en la que, según una encuesta del Gobierno australiano en terapias naturales, llega a tratar a aproximadamente cien personas por día. Trece mil pacientes al año.

Tom Bowen nunca enseña su técnica formalmente pero permite que un pequeño número de estudiosos observen su trabajo y divulguen su técnica. De esta forma, se originan varias líneas de interpretación de su trabajo y, consecuentemente, a partir de la misma técnica de origen, varias formas de tratar. Entre sus discípulos figuran: Keith Davis, Nigel Amor, Kevin Neave, Oswald Rentsch, Kevin Ryan y Romney Smeeton

Tom Bowen fallece en 1982 y, desde entonces, Oswald Rentsch y su esposa Elaine se dedican a preservar la técnica y asegurar que esta sea enseñada de la forma original. En 1997, fundan a The Bowen Therapy Academy of Australia. Hoy en día, existen más de 12.000 terapeutas certificados por esta asociación que utilizan la técnica Bowen en Australia, EEUUA, Nueva Zelanda y Europa.

Los fundadores de Bowtech. Ossie e Elaine Rentsch

Tom Bowen y Oswald Rentsch se conocen en 1974 en una conferencia nacional de salud en Adelaida, Australia. Rentsch desconocía la labor de Bowen, pero le preguntó espontáneamente si podía aprender algo de él. Bowen estrechándole la mano prolongadamente le dijo: “De acuerdo, te enseñaré. En los dos años y medio siguientes, Rentsch estudió la técnica de Bowen, y fue autorizado por él para documentar el trabajo. Bowen no tenía manuales, fichas, ni siquiera notas, pero Rentsch elabora una autentica representación de la técnica original de Bowen. En 1976, Ossie y su esposa Elaine ya utilizan los métodos de Bowen en su clínica en Hamilton, Victoria.

En cumplimiento del encargo de Bowen, de ocuparse de la enseñanza y  divulgación de sus conocimientos después de su muerte, Ossie y Elaine lo llamaron la Técnica Bowen y celebraron su primer seminario en Perth, Australia en 1986. Hasta 1990, Ossie y Elaine se dedicaron, a tiempo completo, a la enseñanza de la técnica en toda Australia.

Preservando la técnica y asegurando que era enseñada en su forma original, fundaron la Academia de la Terapia Bowen de Australia en 1987, y la llamaron “Bowtech – Técnica Bowen“.

Desde entonces, han introducido la Bowtech en muchos países, cumpliendo la promesa hecha a Bowen en su lecho de muerte: “Difundir su trabajo por todo el mundo”. Para ello cuentan con el apoyo por un amplio cuerpo de instructores que se dedican a ello y han sido acreditados por la Academia, de la que forman parte.

0